Comisión de Justicia y Derechos Humanos

Periodo Parlamentario 2016-2021

Foto_congresista
Ser presidente de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos es uno de los mayores honores y responsabilidades a los que puedo aspirar como congresista de la República. De manera que agradezco el voto de confianza a mis colegas congresistas y me comprometo a dar lo mejor de mí en esta función. En ese sentido, aunque tengo claro la dimensión de mis responsabilidades individuales, soy consciente de que se trata, en última instancia, de un reto común. Por ello, parto de la convicción de que el éxito de esta Comisión depende, por igual, del esfuerzo de cada uno de sus integrantes. 

Es en este contexto que me comprometo a llevar adelante una gestión inspirada en el diálogo permanente y alturado, la transparencia, y la eficiencia en el trabajo. Este compromiso se expresará en la conducción imparcial de sesiones de la comisión y en la solicitud de opiniones expertas de entidades públicas y privadas de prestigio, de diferentes tendencias y enfoques. Esto permitirá enriquecer los insumos a partir de los cuales se elaborarán los pre-dictámenes y, como consecuencia, fortalecerá el intercambio de ideas entre los miembros de la Comisión, de cara a la aprobación final de los dictámenes que pasarán al debate del Pleno del Congreso.

En esa línea, es igual de importante el diálogo con los diversos organismos del Sistema de Justicia, con el mayor espíritu republicano de colaboración y coordinación. Por ello, una de las primeras medidas que adopté fue la de solicitar formalmente mi incorporación al Acuerdo Nacional por la Justicia con el compromiso de involucrar al trabajo Parlamentario en este importante espacio de coordinación de políticas públicas. Tengo el convencimiento que trabajar al lado de diversas instituciones genera un producto más consensuado e integrado, lo a su vez, fortalece la institucionalidad de los organismos de justicia. 

Asimismo, considero fundamental la existencia de sesiones descentralizadas. Por lo cual me comprometo a impulsar su realización en diferentes regiones del país. De esta manera, se busca cumplir con nuestra labor de acercar el trabajo de la comisión a la ciudadanía y abrir canales para consolidad una relación directa con quienes tenemos el honor de representar. 

Quisiera también dejar constancia de mi compromiso con la transparencia del servicio público. Un claro ejemplo de este compromiso es la aspiración de que este portal genere un nuevo estándar de acceso a la información pública. Para ello, se están desarrollando mejores ventanas de comunicación con ustedes, los ciudadanos a quienes nos debemos. Entre ellos destaca la posibilidad de recibir sugerencias y una retroalimentación constante: el principio de la comunicación que guiará mi gestión es el de la acción guiada por el diálogo. Por este motivo, espero que ustedes se apropien de este portal y podamos construir juntos uno nuevo referente para las demás instituciones afines. 

Por último, con la ayuda de diversos organismos del Sistema de Justicia, la participación de la sociedad civil y con el compromiso de los integrantes de esta comisión, busco que la justicia llegue a ser una herramienta que nos integre y garantice los derechos que reconoce nuestra Constitución. Cuenten conmigo en la tarea de consolidad una sociedad justa para todos los peruanos, en igualdad de condiciones e igualdad de consideración. 

 

Alberto de Belaunde
Presidente de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos